Una polsera converteix la teva pell en una pantalla tàctil

Brazalete que convierte tu piel en una pantalla táctil

Gracias a los 8 sensores de largo alcance integrados en la pulsera podremos convertir la superficie de nuestra piel en una pantalla táctil interactiva conectada a Internet.

Miguel A. Perez. THINK BIG. 12/12/2014

La apuesta por la inteligencia artificial, el desarrollo de dispositivos de realidad aumentada o la miniaturización de la tecnología ha conseguido hacer realidad lo que hace décadas sólo era fruto del imaginario de la ciencia ficción. Hoy en día vemos con cierta normalidad incorporar dispositivos electrónicos miniaturizados conectados a Internet dentro de complementos personales como relojes o pulserasr. Por eso la startup Cicret ha querido dar un paso más allá en el mercado de los wereables con el desarrollo de una pulsera inteligente capaz de convertir la piel de un brazo humano en una pantalla táctil.

La tecnología de Cicret Bracelet, nombre con el que se ha bautizado este singular wereable, proyecta una imagen sobre el antebrazo de la persona que lo lleva, convirtiendo la superficie de la piel en una pantalla táctil totalmente funcional gracias a sus 8 sensores de largo alcance integrados que se activan mediante un leve giro de muñeca.

Con la app Cicret podremos conectar la pulsera a un dispositivo móvil o tablet para convertir nuestro brazo en una pantalla táctil con todas las funciones que habitualmente realizamos con nuestros dispositivos. Gracias a su diseño compacto y ergonómico será posible consultar un correo electrónico, una notificación e incluso atender una llamada entrante con manos libres, en momentos donde es difícil tener el móvil a mano, por ejemplo, cuando estamos en la ducha.

Desde el punto de vista de la seguridad, el brazalete interactivo de Cicret es un gadget interesante para aquellos que habitualmente utilizan el dispositivo móvil mientras se mueven por la ciudad. Consultar una dirección con googlemaps mientras caminas por la calle o atender una llamada entrante en la parada del bus será mucho más seguro con el wereable de Cicret, ya que permite tener el dispositivo guardado en nuestro bolsillo evitando el riesgo de que te lo roben al menor descuido.

Evidentemente pasará algún tiempo hasta que este dispositivo sea una realidad al alcance de todos. La startup ha optado por la vía del crowdfunding para conseguir el millón de euros necesario para desarrollar la tecnología de Cicret Bracelet y lanzarla al mercado de los wereables. Según explican sus creadores, será necesario el 70% de la inversión total para el desarrollo del prototipo y su fabricación en serie, mientras que el 30% restante se invertirá para desarrollar la aplicación Cicret mediante la cual se conectará la pulsera a nuestro smartphone o tablet, bajo los diferentes sistemas operativos existentes en el mercado como Android, iOS o Windows Phone.

Llegir la notícia original aquí.

Google Glass, l'inici del final?

Rest in Peace, Google Glass: 2012-2014

Glass has disappeared almost overnight, and there’s a reason: Google’s ham-fisted approach to privacy.

John C. Dvorak. PC MAG. 8/10/2014

Whatever happened to all those people wearing Google Glass all over town? Many were all-in on the greatness of the product, wearing Google Glass to video podcasts, TV shows, and events.

Wearers were gung ho and constantly extolled the virtues of Google Glass. I wrote at the time that the entire product was a hoax. Although ridiculed for the column, one year later, in April 2014, articles began to appear about how all the early adopters stopped wearing the glasses because they were useless and led to personal ridicule. But there was more to it than that.

The sudden disappearance of Google Glass reminds me of a couple of other odd fads that came and went. The first was the overwhelming popularity of VCRPlus, a mechanism that allowed you to punch in a simple number into a video cassette recorder (VCR) for it to record a desired show. On the TV listings these numbers appeared almost by magic overnight in much the same way almost the way vinyl records disappeared from “record stores.”

Whatever happened to all those people wearing Google Glass all over town? Many were all-in on the greatness of the product, wearing Google Glass to video podcasts, TV shows, and events.Wearers were gung ho and constantly extolled the virtues of Google Glass. I wrote at the time that the entire product was a hoax. Although ridiculed for the column, one year later, in April 2014, articles began to appear about how all the early adopters stopped wearing the glasses because they were useless and led to personal ridicule. But there was more to it than that.The sudden disappearance of Google Glass reminds me of a couple of other odd fads that came and went. The first was the overwhelming popularity of VCRPlus, a mechanism that allowed you to punch in a simple number into a video cassette recorder (VCR) for it to record a desired show. On the TV listings these numbers appeared almost by magic overnight in much the same way almost the way vinyl records disappeared from “record stores.”

This disappearing act also occurred with the once ubiquitous “keyword” employed by AOL. Everywhere you looked you’d see someone on TV, for example, saying “Keyword: NBC News.” or some such thing. This again suddenly went missing—but wasn’t missed enough for anyone to complain.

I was initially of the opinion that Google Glass suddenly vanished for many of the same reasons: a change in the landscape resulting in disinterest. But there was no real change. This disappearance was a little different. It wasn’t outliving its usefulness like VCRPlus and keywords; it was negative social pressure that made them go.

In some ways this is a shame since a number of Google Glass applications still being developed could be useful for customer service and other business applications. Now they’ll probably never see the light. Personally I’ll be surprised if Google does not pull the plug on the product within the next 12 months.

The social pressure came directly from the public. People found these devices insulting and rude. In some ways they reflect the naiveté of Google itself. The company has exhibited a very cavalier attitude towards individual privacy.

The users who didn’t realize that it was rude to wear these info-glasses must have found out soon enough when they’d hear complaints from people on the street, or worse, the ultra-expense Glass was grabbed off their face. I simply wouldn’t talk to anyone wearing Google Glass until they took them off. There was nothing confidential or personal that could be discussed with anyone wearing the device. You’d be foolish not to assume the conversation was being recorded. You may as well pull out an HD video camera and start recording when you were chatting. It was an imposition.

I’ve wondered if there would ever be a time where Google Glass and other “smart glasses” are going to be generally acceptable to the public-at-large. With security cameras everywhere combined with unapologetic government surveillance of law-abiding citizens, adding Glass is just too much. They turned out to be a straw the broke the back of the privacy camel’s back. With news of people wearing Glass being assaulted the product was doomed.

No one needs friends acting as if they were agents of the government, perhaps streaming your image and words directly to the cloud during what should be casual conversation.

Can Glass ever be revived? Is there anything that could popularize them? Perhaps if some famous popular icons began to wear them, they might become cool. But most celebrities have already concluded that the glasses are dorky. Google will never understand the mechanisms needed to make them desirable.

It is time to just kiss this little product goodbye, for good.

Llegiu l’article sencer aquí.

Una jaqueta camaleònica que es mimetitza amb el que toques

Des mecs à peine sortis de l’école viennent d’inventer une veste caméléon

The Creators Project, Par Sami Emory — oct 9 2014

Le studio norvégien Drap og Design, récemment fondé par quatre brillants étudiants de la Oslo School of Architecture and Design se fait d’ores et deja remarqué en se targuant de vous offrir des superpouvoirs. Le principe très simple et pourtant plutôt compliqué vous permet de vous essayer à la vie de caméléon des rues. La Ineracket, une sorte de veste/combi wearable contient au moins autant de LEDs que de capteurs. On a voulu en savoir plus.

Comme pour tous bon super-héros, il y a une explication derrière la magie. Et l’équipe de Drap og Design le rappel sur leur profil Hack-a-day, ils ne sont pas développeurs pour un sou. L’exploit n’en est que plus impressionnant, bien qu’arborant fièrement un DIY style clairement foutraque. Cette tentative de mimétisme animal repose sur les produitsAdafruit : du code Florabella modifié pour l’occasion, des capteurs de couleurs ainsi que les librairies Neopixel. Ensemble, c’est comme si les éléments étaient rassemblés pour vous conférer le don de disparaitre dans votre environnement.

Pour les vestes elles mêmes, ce sont des assemblages de bric et de broc du quotidien : combinaisons de peintre, couvertures de survie et consort s’offre grace à ce projet une nouvelle vie sortant de l’ordinaire. Pour un premier projet, cette Ineracket est pleine de promesse et on attend avec impatience de voir ce que donnera la jeune équipe dans les mois à venir.

Al cinema, sense wearables

Les ‘majors’ i les sales de projecció dels Estats Units veten l’ús d’ulleres connectades i altres dispositius portables

Los infractores se pueden enfrentar a penas de hasta 3 años de prisión por grabar películas ilegalmente

.

LA VANGUARDIA. 31/10/2014

Un asistente a una de las conferencias del Mobile World Congress en Barcelona en febrero pasado Bloomberg/ Á. Navarrete

Recompensa (reward): 500 dólares. Para ganar ese dinero (396 euros) sólo hay que denunciar a alguien que esté en el cine grabando una película. Es una de las medidas contra la piratería que las grandes distribuidoras cinematográficas (majors) tienen vigentes en las salas de Estados Unidos. A la prohibición de teléfonos y todo tipo de cámaras se acaban de añadir las gafas y otros tipos de dispositivos para llevar encima que puedan filmar, con lo que se incluyen incluso algunos relojes. La asociación en la que se agrupan las grandes distribuidoras (MPAA) acordó el miércoles con la agrupación de salas de cine (NATO), modificar su ya exhaustiva reglamentación contra la piratería para incluir una nueva categoría en la que, sin decirlo, piensan en un dispositivo en concreto: las Google Glass.

La nueva reglamentación por la que se regirán las salas de cine establece que “todos los teléfonos deben estar silenciados y los otros dispositivos de grabación, incluida la tecnología vestible (wearable), deben ser apagados y guardados durante la proyección”. Entre las actuaciones para evitar que se usen, se incluye la posibilidad de examinar bolsos y chaquetas.

Quienes sean cazados mientras infringen la normativa serán obligados a abandonar la sala. Pero además los propietarios de las salas de cine tienen la instrucción de avisar a las autoridades si detectan que se está grabando una película durante una proyección. El infractor se puede enfrentar a una pena de hasta tres años de prisión según la ley federal, pero además 41 estados tienen leyes específicas contra la grabación en las salas.

Las Google Glass se pueden comprar ya por un precio de 1.500 dólares (unos 1.190 euros), pero su comercialización definitiva no ha sido puesta en marcha por Google.

Las gafas son capaces de añadir imagen sobre la visión de una persona al proyectar en la retina del ojo derecho una pantalla. Las Google Glass pueden tomar fotografías y vídeos simplemente con una orden verbal.

La nueva regulación de las salas de cine americanas se refieren a los wearables de una forma genérica porque al posible lanzamiento de las gafas de Google podrían salirle otros. Samsung ya ha anunciado que prepara unas gafas del mismo tipo.

El primer lugar del mundo en el que fueron prohibidas las Google Glass fue el bar 5 Point Café de la ciudad de Seattle, poco después de ser presentadas, en marzo del 2013. El establecimiento alegó que no quería que sus clientes se preocuparan por la privacidad. A esta prohibición le siguieron las de los casinos de Las Vegas, que quieren evitar a los jugadores que tratan de obtener ventaja con la observación minuciosa de las jugadas. Entre los lugares prohibidos figura incluso un local de striptease.

BBsuit, la roba que purifica l'aire i et connecta via wifi

BBsuit 2.0, una innovadora prenda de vestir que purifica el aire

BBsuit 2.0 es una innovadora tecnología que puedes vestir y además ayuda a limpiar el aire a tu alrededor.

INNOVATICIAS.COM , 07/10/2014

Durante la Semana del Diseño Beijing 2014 se presentó el BBsuit 2.0, no sólo es una prenda de vestir, es tecnología que puedes usar. El BBsuit utiliza un sistema de filtrado y purificación del aire que te rodea. El diseño de esta pieza corrió a cargo de un equipo interdisciplinario que incluye a Studio Eva de Laat, Byborre, Martjin Ten Bhomer de la Universidad Tecnológica de Eindhoven, Strudiofriso y WANT.

La tecnología de limpieza de aire fue creada por Squair y los gráficos por Daan Spangenberg. Además de cubrirte y limpiar el aire, el BBsuit 2.0 tiene conectividad integrada. El traje utiliza plasma frío para habilitar la comunicación interactiva y comercio electrónico. Por medio de un sensor, es capaz de reconocer las partículas suspendidas en la atmósfera y es capaz de integrar una señal WIFI y GPS entre los hilos eléctricos de la tela.

El BBsuit 2.0 pretende dar un paso más hacia la ropa del futuro, algo muy atinado es que se haya presentado en Beijing, una ciudad donde los niveles de contaminación en el aire son de lo peor a nivel mundial. La moda puede contribuir al bienestar de las personas que viven en zonas urbanas, pero será sólo una pequeña parte de lo que debemos hacer para cambiar nuestra calidad de vida.

La exhibición del BBsuit se encuentra por ahora en el Distrito Dashilar en Beijing como parte de una muestra de la innovación en materiales, tecnología y procesos de producción. Para hacer posible la limpieza del aire, el voltaje de los componentes se encuentran sellados, esto lo hace seguro para usar. No hay que olvidar que este traje es apenas un prototipo pero sus mejores ventajas aún están por descubrirse.

Llegir l’article original