La música clàssica s’endinsa (virtualment) a la tecnologia

Quan parlem de música clàssica, quan busquem exemples de bones pràctiques o d’accions interessants, ens costa pensar en la tecnologia. I és que sembla que són a punta i punta de l’espectre. Irreconciliables. D’esquena l’una de l’altra.

Doncs resulta que estem molt i molt equivocats!!!!  I ara us explicarem algunes experiències que ho demostren.

Van Beethoven

L’Orquestra Filharmònica de Los Àngeles (o com ells en diuen, la LA Phil) et vol fer viure i sentir un concert des del mig de l’orquestra, com si fossis un músic més. Que et giris i vegis el director Gustavo Dudamel donant la indicació per atacar els compassos de la cinquena de Beethoven. Que miris amunt i vegis la història de la Simfonia en imatges que sobrevolen l’orquestra. Aquest és el projecte que la Phil està duent a terme amb una aplicació de Realitat Virtual per Oculus Rift i Samsung Gear VR.

“L’objectiu d’aquest projecte és arribar a nous públics”, diu Amy Seidenwurm, directora d’iniciatives digitals de la LA Phil. L’orquestra vol utilitzar les noves tecnologies per arribar a persones que els agrada la música però que no poden veure’ls en viu.

Eh, i encara van més lluny! El següent projecte és un camió, al que han posat per nom Van Beethoven (recordem que en anglès van vol dir furgoneta), que visitarà escoles, parcs, museus i altres llocs públics en els propers cinc anys . Aquest camió, que podem veure a la imatge, està equipat amb els mateixos seients i terra de la sala de concerts de Los Angeles, a més d’un grapat de Gear VR. L’objectiu: arribar a entre 20.000 i 50.000 angelins i que experimentin Beethoven de prop.

Farà la realitat virtual que els aficionats a la música deixin d’anar als concerts per gaudir-los des de casa? Impossible saber-ho a aquestes alçades. Però la LA Phil vol continuar experimentant. Seidenwurm pensa que algun dia es podria arribar a experiències més interactives, com permetre als espectadors afinar els instruments de la mateixa orquestra des del sofà de casa.

L’home que va confondre un robot amb Bach

El titular ens ha quedat com un homenatge a Oliver Sacks, però explica perfectament el projecte que us presentem. I és que  la revolució dels robots ha arribat a la composició de música clàssica.

Donya Quick, professora al departament de ciències de la computació de la Universitat de Yale, ha creat un programa d’ordinador que pot crear música. Fins aquí, tot normal. La notícia arriba quan la universitat informa que les composicions han arribat a confondre alguns entesos i fer-los pensar que eren obra de Johann Sebastian Bach. El programa creat per Quick, anomenat Kulitta, utilitza una biblioteca de diferents gèneres i estils musicals per, a partir d’elles, composar peces originals.

Kulitta també pot compondre sense seguir estils concrets de música clàssica o de jazz, i també pot combinar diferents gèneres. Similar a Watson d’IBM, que utilitza l’anàlisi química per aparellar sabors de plats que els humans no és probable que pensin pel seu compte, Kulitta pot transcendir gèneres per crear música completament nova. En una demostració, Quick va demanar Kulitta escriure una peça curta combinant harmonies de jazz amb cant coral tipus Bach. El resultat? Com va dir Quick, ‘Això seria el que Bach hauria fet si hagués conegut el jazz.’

Continuant amb universitats britàniques, Dartmouth és actualment seu d’una competició per tal que els enginyers dissenyin programes que creïn sonets, històries, i sessions de DJ que facin creure un ésser humà que han estat realitzats per un altre ésser humà, com si fos un test de Turing de la creativitat.

Els arquets creen art

El fotògraf Stephen Orlando ha estat inspirat per Gjon Mili (el fotògraf que va retratar imatges de Picasso dibuixant amb llum) per crear la seva pròpia sèrie de fotografies d’instruments musicals pintant amb llum. En aquest cas, Orlando utilitza LEDs de colors per crear un efecte més actual amb el canvi de colors per representar el pas del temps.

Stephen Orlando

I finalment, si us interessa la relació de la música clàssica amb la tecnologia, us recomanem que llegiu l’estudi Is there an app for that? A case study of the potentials and limitations of the participatory turn and networked publics for classical music audience engagement (gràcies a Interacció).

.

.

.

Marisol López

La música clàssica davant l'era del ‘hashtag’

La música clásica ante la era del ‘hashtag’

Las orquestas españolas trazan líneas para captar público con las nuevas tecnologías

.

Miguel Pérez Martín. EL PAÍS. 14/11/2014

.

¿Cómo debe comportarse una orquesta en las redes sociales? ¿Es el streaming el futuro de los conciertos? ¿Debe permitirse tuitear en directo en los auditorios? Las orquestas españolas se reúnen en Madrid en un congreso al amparo de la Fundación BBVA y la Asociación Española de Orquestas Sinfónicas para trazar nuevos horizontes y barajar las posibilidades de Internet y las redes sociales como motor de creación de comunidades virtuales que revitalicen la relación entre las sinfónicas y el público.

“El mayor potencial de la tecnología está en la evaluación y la comprensión, poder entender a su público, ver lo que están haciendo y buscar nuevas vías para interactuar con ellos”, dice Douglas McLennan, director y fundador del Arts Journal, portal que aglutina en Estados Unidos la actualidad de las artes como una web de enlaces y blogs. El periodista incide en que no se trata de llenar las salas, sino de crear impacto, porque “el público aparece, viene a un concierto y luego se va a casa; pero los seguidores en redes eligen lo que les interesa e interactúan con ello”. Y destaca que las orquestas analizan resultados, pero no impacto, y “si supiéramos gestionar el impacto, la cultura sería más popular de lo que hayamos pensado jamás”.

McLennan habla de crear experiencias a lo largo del tiempo dentro de un proceso, y no de vender un concierto, porque eso no define lo que haces. Para ello, hay que contar una historia: “BMW no te dice que tiene los mejores motores del mercado, sino lo que se siente al volante de uno de sus coches”. Un caso de esta ampliación de la experiencia del concierto es Phenicx. Esta plataforma creada por españoles trabaja en colaboración con la orquesta del Concertgebouw de Ámsterdam, y “se centra en el espectador y no en el músico”. Para ello, hacen un análisis exhaustivo de los datos que se extraen de un concierto, como la estructura de la obra –diciéndote incluso cuando tienes que aplaudir-, un programa de mano virtual que recopila toda la información relevante hallada en redes sociales e Internet, te permite escuchar los instrumentos de la orquesta por separado o seguir la partitura mientras se interpreta en el escenario –algo que la orquesta neerlandesa ya ha implantado-. “Además, puedes elegir tu momento del concierto a través de la aplicación móvil y compartirlo, creando espacios de debate”, dice Emilia Gómez, una de sus impulsoras. Como detalle, en el Concertgebouw ya se han realizado experiencias de tuiteros en la sala, dándoles una zona de butacas separada para que no molesten al resto del público.

Las orquestas deben buscar nuevos caminos, ya que la clásica cuando traza estrategias que van acordes a los tiempos, tiene tirón. La pianista Valentina Lisitsa, que cuelga sus interpretaciones en Youtube, tiene 158.000 suscriptores en su canal, y lo primero que hace al salir al escenario es hacer una foto del público y colgarla en redes; la MET Opera de Nueva York retransmite sus funciones en más de 2.000 cines de 66 países. “El 70% del contenido que se generará este año en Internet no lo harán los artistas, sino los usuarios, y ahí está el público: se puede hacer una obra maravillosa, pero eso no significa que vaya a llegar a la gente”. dice McLennan. Para ello, las orquestas han de saber comunicar sus conciertos, como explican los creadores de Bachtrack. Esta web nació como una agenda de conciertos en Reino Unido, pero ya ha conseguido tener 12.000 fechas de conciertos de todo el mundo. En ella puedes buscar de muchas maneras distintas: puedes ver, por ejemplo, los conciertos en los que se van a tocar obras de Beethoven o la programación de los teatros de Austria con un solo clic. Sus creadores defienden que la gente que está interesada en determinada música está dispuesta a viajar. “España es el tercer destino turístico del mundo, y el 40% de esos turistas viene por motivos culturales. Tienes que promocionar tus conciertos más allá de tus fronteras, porque si buscan audiencias fuera de su ciudad, irán a verles”, dice David Karlin, uno de los fundadores de la plataforma.

Pero para aquellos que no puedan viajar, el streaming o la visualización a través de Internet es una vía. Medici.tv hico su primera retransmisión en directo en 2007, y hoy cuenta con más de 800 conciertos retransmitidos, que pueden verse en directo o durante los tres meses posteriores al espectáculo. En España retransmiten los conciertos de la Sinfónica de Barcelona y admiten que cada vez les contactan más orquestas que buscan un webcast en directo. “Utilizar Internet para la difusión es un paso importante para la música clásica, y esto es solo el principio de algo que va a crear nuevas formas de consumir música clásica de forma excitante”, dice Dina Hasanova, directora de proyectos de la plataforma. Douglas McLennan apoya esta idea: “En una serie de conciertos que hicimos en el Carnegie Hall de Nueva York, queríamos ver su impacto. Vendiendo entradas llegábamos a 18.000 personas si vendíamos todo el papel, mientras que si creábamos plataformas de participación y usábamos las redes, llegábamos a 500.000”.

No se trata solo de difundir los conciertos, sino también de crear espacios creativos en los que gente en principio ajena al mundo de los auditorios participe de una experiencia. En Finlandia se realizó hace unos meses el Sibhack. Esta idea consistía en un hackathon – un encuentro intensivo en el que los informáticos y profesionales del mundo digital se reúnen para unas jornadas de creatividad, en dos días sin dormir y con los ordenadores a pleno rendimiento-, un tipo de cita del que salió, por ejemplo, el botón Me gusta de Facebook. Se tomó a Sibelius, icono nacional, como motor creativo, y se distribuyó a los participantes en 30 equipos de trabajo, que crearon por ejemplo una batuta virtual con la que se puede dirigir a la orquesta frente al ordenador.

Desde las orquestas, uno de los ejemplos es lo que está haciendo la London Philharmonia. Con equipo digital propio, el conjunto londinense creó un camión llamado Music Lab, que va de ciudad en ciudad recibiendo a grupos de escolares para introducirlos en el mundo de la clásica, al modo del Guitar Hero, con instrumentos conectados al ordenador. También realizan un podcast en el que te adentras en el backstage justo antes del concierto, insertado dentro de una completa página web en la que la experiencia del concierto se multiplica con múltiples contenidos. El Barbican y la English National Opera también han contratado expertos en análisis de datos para trabajar en esta línea. “No ha que ver las artes como un producto, sino como un proceso en el que la comunidad participa antes, durante y después del concierto”, concluye McLennan.

Llegiu l’article sencer aquí.